Accesos

Buscar el llavero en el bolso o el bolsillo, elegir la llave adecuada, encajarla en la cerradura, 2 vueltas, abrir, quitar las llaves, y dejarlas a la vista para que mañana al salir de casa no se te olviden en ningún lado.

Vale que no parece demasiado porque es algo que hacemos todos los días de forma inconsciente, pero comparemos con esto:

Empujar la puerta y entrar.

Parece más sencillo ¿verdad? Quizá es un proceso demasiado simplificado, pero se podría automatizar para que entrar en tu casa fuera así de sencillo.

Vamos a ver ideas y ejemplos de combinaciones posibles de gadgets y automatizaciones que puedes tener en los accesos y entradas a tu smarthome:

Cerradura inteligente

Con un buen picaporte inteligente te olvidaras de volver a abrir la puerta.

Si tiene sensor de huellas dactilares o puede accionarse por proximidad (usando bluetooth con el móvil o algún sensor de proximidad) te vas a olvidar de verdad de abrir. Esto también aplica a las cancelas o puertas de garaje, frenas delante de ellas y en los mejores modelos, no tienes ni que apretar el botón para que se abran.

Si por el contrario optas por una cerradura que se abra con un código pin, será más trabajo que no hacer nada, pero más sencillo que usar la llave, y con esta opción sí que puedes llevar los bolsillos vacíos.

Eso sí, nosotros siempre te recomendaremos una cerradura que de una forma u otra puedas abrir con una llave, por lo que pueda pasar.

Piensa que no es sólo que la apertura sea más sencilla, si no que otro uso de las entradas con inteligencia son comprobar que están cerradas (y cerrarlas si no es el caso) remotamente. Permitir el acceso a gente concreta cuando y desde dónde tú quieras… (esto lo puedes combinar por ejemplo con los timbres inteligentes)

Timbre o mirilla con cámara

Si eliges la opción de la mirilla, tienes que saber que aunque de media suelen ser más baratas y sencillas de instalar, tienes menos opciones de uso, pues se limitan a encender la cámara cuando estás junto a la puerta (como en una mirilla tradicional, que sólo ves cuando estás ahí) ya que hay pocos modelos que funcionen con WiFi y puedas conectarte remotamente a la cámara, y estos suelen ser bastante caros.

Por otro lado, los timbres con cámara sí que suelen permitir acceder al metraje en cualquier momento como si una cámara de seguridad más se tratara. Además de poder ser controlados de forma remota (siempre puedes pedir que te dejen el paquete debajo del felpudo, o que ya estás llegando a abrir antes de que se vayan)

Todo vigilado con cámaras de seguridad y sensores de apertura

Esto, por supuesto, cualquier acceso a la casa, vigilado con cámaras de seguridad WiFi para poder acceder de forma remota a las grabaciones. Y los sensores de apertura de puertas y ventanas para controlar y recibir avisos en caso de aperturas no esperadas. Puedes automatizarlo todo junto a una alarma-altavoz.

Ejemplos de uso

Te vas a correr un caluroso día de verano, el pantalón no lleva bolsillos, así que sales de casa, pones el dedo en la cerradura, y a correr, no necesitas llaves.

Mientras estás fuera, te llega al móvil la notificación de tu timbre, hay alguien en la puerta, es un buen amigo, hace mucho calor para que se quede esperando fuera, así que aunque no estás en casa, contestas y hablas con él a través del timbre, le generas un código de acceso único con el que puede entrar a casa marcándolo en la cerradura.

A los dos minutos salta una notificación de apertura de ventana, esto pone a grabar la cámara correspondiente y ves que no pasa nada, ha sido tu amigo. Usas el altavoz de la alarma para transmitirle un mensaje, pones tu voz más robótica posible para recordarle a HAL9000 y le dices «Lo siento Dave, no creo que debas hacer eso… En serio, cierra, el termostato está puesto y ya estoy llegando, puedes coger una cerveza de la nevera.»